19 de julio de 2024
fútbol turco

Ankaragucu y Rizespor empataron 1-1 en un partido que terminó en bochorno. El presidente del equipo local, Faruk Koca, agredió al árbitro Halil Umut Meler luego de que el juez diera siete minutos de tiempo extra y el Rizespor empatara con un gol de Adolfo Gaich.

El partido fue friccionado desde el comienzo. A los cinco minutos del segundo tiempo, el Ankaragucu se quedó con diez jugadores por la expulsión de Ali Sowe. El Rizespor también sufrió una roja con Emir Han Topcu.

El Ankaragucu ganaba 1-0 con el gol del rumano Olimpiu Moruțan, pero el empate del Rizespor con el gol de Gaich en el minuto 97 generó la ira de Koca.

El presidente del Ankaragucu ingresó al campo de juego y le pegó al árbitro, que cayó al piso y también recibió patadas. Las imágenes son impactantes y muestran a Meler recibiendo varios golpes mientras se cubre la cara.

El árbitro fue atendido y trasladado a un hospital local. Sufrió un hematoma en el ojo izquierdo y una lesión en la nariz.

El escándalo generó una fuerte reacción en Turquía. La Federación Turca de Fútbol se reunió de forma urgente y anunció que tomará medidas disciplinarias contra Koca y el club.

El gremio de los árbitros también tomó la determinación de no dirigir en la próxima jornada, para reclamar por las agresiones que sufrió Meler.

El ministro de Justicia, Yılmaz Tunc, avisó que se puso en marcha una investigación judicial contra los responsables de la agresión.

El escándalo podría tener graves consecuencias para el Ankaragucu. Es posible que Koca no pueda ingresar más a un estadio. También es posible que su equipo sufra sanciones duras como la quita de puntos o reducción de ingreso del público local.

About The Author

Comparte para apoyarnos

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *